viernes, 22 de junio de 2012

Series de 20 minutos. Parte 2: Entourage

Como siempre al empezar hay algo de música. Los Citizens, con True Romance:

 

Entourage o El Séquito, es una serie producida por la HBO. Relata de la vida de Vince Chase, una estrella emergente en el cine, que vive en Los Ángeles rodeado de su séquito particular: su hermano Johnny Drama, una antigua estrella de una serie de televisión; Eric, el más responsable y también su manager; y Tortuga, su amigo más leal en cuanto a juergas y también encargado de los recados. Todos ellos amigos del barrio donde creció, Queens, en Nueva York. Completa el elenco Ari Gold, su agente, que cada vez alcanza más protagonismo. Es un judío enamorado de su mujer y su familia, pero aún más del éxito profesional, por encima incluso del dinero. Su vida es un estrés continuo, ya que vive histérico la mayor parte de la serie, aunque siempre tiene un hueco para Vince, y para solucionar los baches de su carrera.



Su asistente o esclavo LLoyd, es el único que le soporta y hasta comprende sus manías, otro personaje que también va adquiriendo notoriedad.

Otras figuras secundarias como el director loco y politoxicómanos Billy, o la publicista Shauna, enriquecen mucho el desarrollo de la serie. Éste está centrado en los entresijos del cine, en especial de los grandes estudios. Agentes, actores, directores, intereses, y sobretodo la pasta. Nos acerca a la vida de Hollywood en sus entrañas. Dejando claro lo que ya pensábamos: lo importante es la producción y  por tanto el dinero. 
Al verla y aun siendo consciente de las cantidades astronómicas que se mueven en ese mundillo, me llamaba la atención (sobretodo en estos tiempos de incertidumbre) cómo consideran calderilla cantidades tales como 250.000 dólares. Un piso puede costar eso. Y menos.




Pese este amor al vil metal, la fidelidad que existe entre los personajes es un exponente en todos los capítulos. Me hace mucha gracia el personaje de Drama, loco por abrazar de nuevo la fama.  A veces se muestra excéntrico y otras muy paleto, incluso ambas cosas al mismo tiempo, pero siempre con ganas de ayudar a su hermano. Igualmente Tortuga o Eric, cuya vida gira casi en torno al bienestar de la estrella. Vince mantiene enconómicamente a todos y es espléndido con ellos, pero sólo piensa en sí mismo. Las escenas del neurascénico Ari Gold me han hecho reír en todas las temporadas. Según he leído las audiencias subían cada vez que el agente aparecía en pantalla.

Las tramas del principio son sencillas sin perder la frescura y nada tienen que ver con una serie convencional, que fue lo que me impulsó a seguir viéndola. El objetivo constante de estos chicos es divertirse en todos los sentidos. Todo desde un punto de vista muy masculino, incluso machista. A partir de la temporada cuarta se hace más típica, y los protagonistas evolucionan teniendo otras prioridades.




Está producida por Mark Wahlberg (Marcky Mark, de El Planeta de los Simios o The Italian Job), y dicen que el argumento está basado en sus comienzos en Hollywood.

Hay innumerables cameos del celuloide hollywoodiense como Jessica Alba, el propio Mark, U2, David Schwimmer (Ross en Friends), Martin Scorsese, Matt Damon o Scarlett Johansson. Interpretándose a sí mismos por supuesto.

La banda sonora merece la pena, incluyendo a The Black Keys de la pasada entrada.

Seguiré otro día con Community o Cómo Conocí A Vuestra Madre.

Que tengáis suerte!!!


2 comentarios:

  1. Me animo a verla entonces, guapa!

    un besote
    Patricia

    ResponderEliminar